Foto

Minisplit tradicional vs minisplit inverter: ¿cuál elegir?

  Publicado: 28 de febrero del 2017 | Actualización: 24 de octubre del 2022

Cuando se habla de controlar el clima de una habitación o un espacio, lo primero que se nos viene a la mente es un aire acondicionado o, en su caso, un minisplit. Sin embargo, existe una gran variedad de estos equipos y al momento de elegir es necesario saber cuál es el que te dará mayores beneficios.

Por un lado tenemos los minisplits tradicionales y por otro contamos con los que tienen tecnología inverter; lo cual lleva a la pregunta ¿cuál de los dos conviene más?

En la entrada de hoy, te explicamos a grandes rasgos cuáles son las principales diferencias en el funcionamiento de estos dos tipos de minisplit, para que puedas hacer una compra inteligente a la cual le puedas sacar el mayor provecho posible.

Antes de las diferencias, ¿qué tienen en común?

Sea cual sea el equipo por el que te inclines, desde el momento en que tomas la decisión de invertir en un minisplit, puedes estar seguro de que contribuirá a mejorar tu calidad de vida, pues el uso de este tipo de unidades ayuda a crear un ambiente totalmente confortable, en el que tú y las demás personas que lo habitan no sentirán calor o humedad.

Cabe destacar que las diferencias entre estos dos tipos de equipos radican en la tecnología que ocupan, pues físicamente ambos son casi idénticos: cuentan con una unidad compresora interconectada con tuberías y cables a una unidad evaporadora. Asimismo, los dos sistemas se controlan con procesadores electrónicos a control remoto.

Ahora sí, las diferencias:

Es necesario remarcar la ventaja del aire acondicionado con tecnología inverter gracias a su desempeño, ya que ofrece diversos beneficios económicos y ecológicos, pues interviene en el ahorro de energía. 

La diferencia clave es que un minisplit inverter es capaz de regular la velocidad del motor del compresor. Una vez que la habitación llega a la temperatura deseada, reduce la velocidad del motor y el refrigerante utilizado para enfriar el aire, para ahorrar energía.

Es decir, un minisplit inverter mantiene su condensador funcionando todo el tiempo, lo único que cambia es la velocidad; mientras que un minisplit tradicional es intermitente.

Como ejemplo, si queremos que una habitación esté aclimatada a 24 grados centígrados, el condensador de un minisplit inverter trabajará a una velocidad constante para llegar a dicha temperatura. Una vez que el lugar esté aclimatado, el condensador sólo disminuirá su velocidad y la temperatura se mantendrá siempre igual.

En cambio, la velocidad de un aire acondicionado tradicional es fija. El motor del condensador de un minisplit tradicional funciona a máxima velocidad, pero se detiene por completo una vez que la temperatura de la habitación desciende hasta el nivel deseado, y cuando la temperatura ambiental sube, se enciende y vuelve a trabajar. El arranque del condensador que se produce cada vez que ya no se tiene la temperatura deseada genera un consumo mayor de energía.
 

minisplit

Lo opuesto ocurre con la tecnología inverter; como la velocidad del condensador se mantiene o simplemente disminuye no hay picos energéticos y, por lo tanto, se tiene un ahorro energético considerable que será evidente en tu recibo de luz.

Si hablamos de confort ambiental ambos equipos son funcionales, pero hay diferencias mínimas. Una de ellas es el ruido que producen: aunque los minisplits tradicionales no generan tanto ruido, los inverter son más silenciosos aún. Esto se debe justamente a las variaciones en el motor del condensador de las que ya hablamos anteriormente.

Dado que el motor de un compresor inverter no se apaga y arranca todo el tiempo, funcionando a velocidad reducida, su operación es mucho más silenciosa. Así, brinda mayor confort al momento de usarlo, ya que su motor es prácticamente imperceptible.

Otra diferencia es que los minisplit inverter llegan a la temperatura deseada más rápido y la mantienen, evitando grandes fluctuaciones, a diferencia de los minisplits tradicionales que permiten variaciones de 2° centígrados. La tecnología inverter ayuda a dar una sensación de mayor confort, sobre todo a las personas sensibles a los cambios bruscos de temperatura.

En cuanto a los costos, si bien existe una diferencia sustancial entre el precio de uno y otro (ya que un minisplit convencional es más económico que uno inverter), el ahorro de energía de un aire acondicionado inverter es más significativo. Esto significa que aunque un equipo con tecnología inverter tiene un precio elevado, el retorno de inversión se ve reflejado en el constante ahorro de energía.

Además, al ahorrarse los picos de energía, el equipo tiene que realizar un esfuerzo menor para alcanzar la temperatura deseada, lo que ayudará a alargar la vida del equipo (si se tiene un correcto cuidado y mantenimiento).

No obstante, otro de los factores que hay que tomar en cuenta al elegir un minisplit inverter o uno tradicional, es la habitación en la que planeas colocarlo y el tiempo de estancia. Si quieres instalarlo en un espacio donde no estarás más que unas cuantas horas, es conveniente que adquieras un equipo convencional, ya que ahorrarás dinero en la inversión inicial.

En cambio, si la habitación en la que quieres ponerlo es una en la que pasarás gran parte de tu día, es recomendable comprar un minisplit inverter: aunque la inversión inicial parezca demasiado fuerte, el ahorro lo tendrás cada vez que llegue a tu casa el recibo de luz.

La última palabra la tienes tú y necesitas considerar varios factores antes de realizar una compra, pero no cabe duda que la mejor manera de controlar el clima es con un minisplit. Si aún no estás convencido de adquirirlo, puedes ver los 7 benficios y ventajas de tener un minisplit.
 

Ver equipos minisplit tipo inverter
 

Contáctanos al teléfono (55) 5527411, escríbenos a infoventas@simpleclima.com o llena el siguiente formulario de contacto para que podamos comunicarnos contigo y darte asesoría para que elijas la mejor opción para ti.